blog

Las vacaciones y las relaciones sentimentales: no siempre una historia feliz (Segunda parte).

Diario de mis vacaciones.  Día 6.

Anoche llegó al apartamento tarde y resultaba obvio que había estado bebiendo.  No nos dirigimos la palabra.

Esta mañana le he dicho que deberíamos hablar, y él se ha mostrado de acuerdo.  Creo que ambos estábamos nerviosos.  Se ha disculpado por haber desaparecido sin más.  Sólo ha sido capaz de justificar su actitud "porque estaba muy agobiado". 

Le he preguntado si todavía me quiere.  Ha respondido que claro que me quiere.  No me miraba a los ojos mientras lo decía.

Diario de mis vacaciones.  Día 7.

Hoy parecíamos dos extraños.  Después de la tormenta, ninguno quería hacer nada que molestara al otro, pero reinaba una tensión fría entre nosotros.  Hemos tenido sexo, pero ha faltado conexión y cariño. 

Diario de mis vacaciones.  Día 8.

Hoy he deseado estar acompañada por cualquier persona que no fuera mi marido.  Mi hermana, una amiga...  Seguro que con ellas me lo pasaría mucho mejor.  Yo siempre he disfrutado mucho de la playa, el sol, los chiringuitos, los sitios de moda para tomar una copa por la noche...  No entiendo por qué resulta tan difícil disfrutar de todo esto junto a mi marido.  Nos hablamos, pero no nos comunicamos.  Es como si ya no tuviéramos cosas en común; como si hubiéramos evolucionado siguiendo caminos divergentes.  No entiendo cómo no nos hemos dado cuenta antes del abismo que nos separa.

Diario de mis vacaciones.  Día 9.

Mañana volvemos a casa.  En lugar de sentirme triste, siento cierto alivio ante la idea de volver a la rutina.  No es que me apetezca volver a trabajo, pero necesito estar ocupada y no comerme tanto el coco. 

Unos días más tarde...

Los dos hemos vuelto al trabajo.  Nos vemos al llegar a casa por la noche y me he dado cuenta de que no me interesa realmente saber cómo le ha ido el día.  Se lo pregunto -me lo pregunta- para llenar espacios de silencio.. .  Somos más compañeros de piso que marido y mujer.  Esto no tiene ningún sentido.  Creo que alguno de los dos debería ser lo suficientemente valiente para hablar de una separación.

 Fin del diario.  ¿Fin de la relación?

No queremos despedirnos sin recalcar el mensaje más importante de este post: a veces, la visión objetiva y externa de un especialista puede llegar a ser el único salvavidas de una relación que agoniza.  Nadie garantiza que ese especialista os ayude a salvar vuestra relación, pero aún sabiendo eso, ¿no merece la pena intentarlo?  

La libido y el verano: ¿amigos o enemigos?

 

Existe una creencia generalizada que asocia la llegada del verano con un incremento en la libido, pero, ¿tiene base científica esta teoría o por el contrario las altas temperaturas y el placer sexual no son tan compatibles como imaginamos?

Lo cierto es que existen argumentos tanto a favor como en contra de esta teoría.  Vamos a exponer algunos de ellos sin tomar partido y dejar que cada cual se identifique con un "bando" u otro. 

Estos son algunos de los argumentos que abogan por confirmar la asociación entre el aumento de la libido y el verano:

- Aumento de la luz solar.  Al estimular la epífisis o glándula pineal, la luz solar incrementa la producción de la serotonina, neurotransmisor cuya función, entre otras, es la de equilibrar el apetito sexual .

- Aumento de las feromonas.  Con el calor del verano, se produce una mayor secreción de sudor, el cual contiene una sustancia química llamada feromona que algunos estudios en animales asocian con la atracción sexual.  Sin embargo,  no existe un consenso definitivo entre la comunidad científica acerca de esta asociación en humanos.

- Disminución del estrés.  El verano trae consigo las ansiadas vacaciones, y con ellas dejamos de lado el estrés y la ansiedad, que son grandes enemigos de la actividad sexual.  El descanso y la ruptura de la rutina tienen un efecto positivo sobre el deseo sexual.

- Mayores ventas de preservativos.  Los fabricantes de preservativos confirman un incremento de ventas durante el período estival.  Sin embargo, reconocen que este hecho puede estar relacionado con un incremento de las expectativas (¡ay, las vacaciones!) y no necesariamente con la realidad.

En el otro lado, también tenemos argumentos que pretenden romper con la creencia de que el verano incrementa el placer sexual.  Estos son algunos de ellos:

- Las tasas de natalidad.  En España, los meses en los que se producen el mayor número de nacimientos son julio y agosto, lo cual sitúa el momento de la concepción entre los meses de octubre y noviembre, alejados de la época estival. 

- Rupturas de pareja en verano.  En teoría, las vacaciones deberían unir más a la pareja, pero las estadísticas en nuestro país arrojan justamente el dato contrario: uno de cada tres divorcios se producen en septiembre, a la vuelta de las vacaciones.  Parece que cuando la base de una relación es buena, las vacaciones la refuerzan, pero cuando la base falla, las vacaciones no hacen más que empeorar las cosas al poner de manifiesto la falta de comunicación en la pareja cuando pasan más tiempo juntos sin otras obligaciones.

Si perteneces al grupo para los que el verano resulta cómplice de tu libido y no tienes pareja firme, sólo te pedimos una cosa: ¡no descuides las precauciones a la hora de tener relaciones sexuales!  Disfruta al máximo, pero no te dejes la cabeza en el proceso.

 

¿QUÉ SON LAS COPAS MENSTRUALES?

Las copas menstruales están de moda.  Es incuestionable.

Tal y como ya ocurriera hace unos años con las bolas chinas, ahora le ha tocado el turno a las copas menstruales.  El debate sobre su uso ha llegado incluso a la esfera política con la CUP como defensora a ultranza del uso de este dispositivo.  Pero, ¿sabemos realmente qué son las copas menstruales?

Como su nombre indica, las copas menstruales son un dispositivo vaginal en formas de copa o vaso, destinadas a recoger el flujo menstrual.  A diferencia de los tampones que también son de introducción vaginal, las copas recogen el flujo menstrual en lugar de absorberlo, protegiendo así la flora vaginal.

A diferencia de los tampones y las compresas que hay que cambiarlos cada pocas horas, las copas menstruales pueden utilizarse durante 10 - 12 horas seguidas.  No sólo eso, sino que como las copas menstruales quedan "alojadas" en la vagina cómodamente sin que se sientan en absoluto, son el método que más nos acerca a que podamos olvidarnos de que tenemos la regla.

En el mercado existen varios tipos y tamaños de copas menstruales.  Es importante elegir bien tanto el canal de compra como el tipo de copa menstrual en sí.  El canal que más garantías sanitarias ofrece son las farmacias y parafarmacias.  Muchas parafarmacias ofrecen servicio on-line, al igual que otros establecimientos como los herbolarios.

En cuanto al material con el que está fabricada la copa menstrual, es fundamental que sea de primera calidad, ya que estamos hablando de un dispositivo que va a estar insertado en nuestro cuerpo (en una parte tan delicada como es la vagina), durante muchas horas y durante varios días seguidos.  Por tanto, es importante que el material sea hipoalergénico y de máxima calidad.  El mejor material que podemos recomendar es la silicona médica o hipoalergénica.

La silicona médica es uno de los materiales más duraderos que existen.  Al poder reutilizar tu copa menstrual durante años, no sólo le estarás haciendo un favor a tu bolsillo, sino que estarás protegiendo el medio ambiente.  Las copas menstruales son el método más ecológico que existe en el mercado.

Suelen existir dos tamaños disponibles por cada modelo de copa menstrual.  Esto se debe a que dependiendo de ciertos factores como la edad y el hecho de haber tenido algún parto vaginal (o no) la musculatura del suelo pélvico (donde irá insertada la copa vaginal) se encontrará en un estado u otro (más o menos firme) y por tanto necesitaremos un tamaño mayor o menor.

En general, el tamaño pequeño se suele recomendar para mujeres menores de 25 años y/o que no hayan tenido partos vaginales.  Por contra, el tamaño grande se recomienda a mujeres mayores de 25 años y/o que hayan tenido algún parto vaginal. 

Otro de los factores importantes a tener en cuenta a la hora de elegir el tamaño correcto es la cantidad de flujo menstrual.  Independientemente de tu edad, si tienes reglas con abundante flujo menstrual, te recomendamos el tamaño grande, ya que tiene mayor capacidad que el pequeño.

Al margen del tamaño y modelo que escojas, lo que está claro es que las copas menstruales han llegado para quedarse.  De hecho, resultan tan cómodas, saludables y económicas que si las pruebas, casi te podemos garantizar que ¡no querrás volver a saber nada de las compresas ni de los tampones!

¿CÓMO SE UTILIZAN LAS COPAS MENSTRUALES?

En el post anterior hablamos de lo que son las copas menstruales y de algunos de los beneficios que aportan.  Algunas de vosotras nos habéis escrito convencidas de las ventajas de utilizar este método para olvidaros (¡o casi!) de lo que supone tener la regla y nos habéis expresado vuestras dudas acerca de la colocación de las copas menstruales.  Este post va por tanto dedicado a todas las "novatillas" en el uso de las copas menstruales para que a partir de ahora no os quede ninguna duda acerca de cómo utilizar las copas menstruales.

No sé si recordaréis la primera vez que utilizasteis un tampón.  Yo no soy de las que se encuentran entre las que NO acertaron a la primera.  De hecho, acabé con una caja entera de tampones tirada a la basura tras intentar sin éxito colocarme uno sin que quedara medio fuera de la vagina.  Recuerdo que los que si conseguí introducir más profundamente en la vagina, por alguna razón me molestaban como si un alien se hubiera apoderado de mis entrañas.  Llegué a pensar que me "casaría" con las compresas y me olvidaría de los tampones.  Hoy, sin embargo, me los coloco en menos de 3 segundos y no me resultan incómodos nunca.  Con las copas menstruales pasa lo mismo.  Es decir, es simplemente una cuestión de cogerles el truco.

Antes de explicaros los métodos principales de introducción de las copas menstruales es importante mencionar algo que es común a todos los diferentes métodos de colocación que existen: tenéis que estar relajadas y tranquilas antes de colocaros la copa menstrual por primera vez.  Si vuestros músculos pélvicos están tensionados o contraídos, será muy difícil lograr una colocación exitosa.  Por eso, es importante elegir bien el momento en el que os vayáis a colocar la copa menstrual por primera vez; no hay que tener prisa ni andar con agobios.  Regalaos a vosotras mismas todo el tiempo que necesitéis y sed pacientes.  (Recordad: mi primera caja de tampones acabó enterita en la basura ¡pero eso no me desanimó hasta el punto de renunciar a su uso!)

Antes de utilizar tu copa menstrual por primera vez debes esterilizarla introduciéndola en agua hirviendo durante al menos 5 minutos.  Alternativamente, puedes utilizar un esterilizador eléctrico.

Para facilitar la introducción (sobre todo las primeras veces), recomendamos que te apliques una pequeña cantidad de hidratante vaginal de base acuosa a la entrada de la vagina. 

¡Importantísimo!  Lávate las manos y las uñas concienzudamente con un jabón neutro antes de comenzar la colocación de tu copa menstrual.

Estos son los métodos principales:

Primer método: doblado en U

Dobla longitudinalmente tu copa menstrual tal y como muestra la figura de abajo:

Introduce primero la parte de arriba de la "U" en la vagina y posteriormente la base de la "U" hasta que notes que la copa se abre por completo dentro de la vagina.  Para asegurarte, toca con los dedos los bordes de la copa.  Si notas que no se ha abierto por completo, muévela un poco o comienza el proceso de nuevo, ya que podrás sufrir pérdidas si la copa no queda totalmente abierta.

figura01

 Segundo método: pliegue en pico

Dobla la copa hundiendo uno de los lados del borde hacia el interior, de forma que quede un pliegue en forma de pico como ilustra el siguiente dibujo:

Introduce el "pico" en la vagina y asegúrate que la copa queda totalmente abierta como hemos explicado antes.

 

figura 02

Sea cual sea el método de introducción que elijas, ten en cuenta que no es necesario ni recomendable introducir la copa menstrual tan profundamente como los tampones.  Lo recomendable es que el tirador de extracción no sobresalga por fuera de la vagina tal y como muestra el dibujo de abajo:

 

figura 03

Aunque puedes utilizar la copa menstrual 10-12 horas seguidas (tanto de día como de noche), te recomendamos que las primeras veces que la utilices la vacíes en intervalos de tiempo más cortos hasta que te adaptes a su uso.

La copa menstrual puede resultar un poco complicada de utilizar al principio, pero te aseguramos que se le coge el tranquillo rápidamente y una vez te acostumbres a ella ya no querrás vivir sin ella!

 

CANDIDIASIS VAGINAL EN VERANO: CÓMO PREVENIRLA

Ya hemos entrado oficialmente en verano, aunque en el sur de España ya llevamos semanas sufriendo el calorazo propio de la época. Las piscinas y los parques acuáticos de la gran mayoría de las ciudades han abierto sus puertas, y las playas ya comienzan a llenarse. Toallas, hamacas, sombrillas y bañadores se convierten en parte de nuestras vidas durante estos calurosos meses.

El verano, sí, sí, el verano es la época del año más deseada por muchas de nosotras, pero también una de las temidas por otras. La humedad de los bañadores y el calor hacen propicio el desarrollo de multitud de infecciones, sobre todo por hongos, y más en concreto, infecciones como la candidiasis vaginal. No hay que alarmarse.  Hoy os vamos a hablar de la candidiasis vaginal en verano y cómo prevenirla.

La candidiasis vaginal es una infección provocada por un hongo llamado "Candida Albicans" el cual se encuentra en pequeñas cantidades en zonas del cuerpo como la piel, la boca o la vagina. El aumento repentino de esta bacteria provoca  un desequilibrio en los demás microorganismos del cuerpo y causa la infección.

El aumento de la cantidad del hongo Cándida Albicans puede producirse por:

El consumo de antibióticos usados para tratar otro tipo de infecciones. Su función no es otra que la de eliminar las bacterias que causan la infección pero también pueden eliminar bacterias que equilibran el crecimiento de la Cándida Albicans;

Estar embarazada, debido a los cambios hormonales.

Diabetes, el azúcar produce el aumento de esta bacteria.

Falta de higiene o higiene excesiva, por el uso de jabones que causen desequilibrios en la flora vaginal.

Cambios ambientales: calor y humedad.

La candidiasis vaginal suele identificarse por provocar un picor y escozor excesivo en la zona vaginal interna, por la hinchazón de la zona externa, por presentar un flujo blanquecino acuoso y espeso que en ocasiones desprende un olor desagradable.

Para prevenir la candidiasis vaginal en verano deberías:

Evitar mantener el bañador mojado durante muchas horas seguidas.

Extremar las medidas higiénicas en baños públicos.

Evitar el uso de prendas de ropa no transpirables o sintéticas y que estén demasiado ajustadas. Lo ideal es el uso de ropa interior de algodón.

Evitar el uso de jabones perfumados y toallitas húmedas para asearte la zona genital. Utiliza jabones adecuados para la higiene íntima (que suelen tener un pH algo ácido, lo que mantiene la flora vaginal en equilibrio);

Durante la menstruación, debes cambiarte de tampón o de compresa con mayor frecuencia que en otras épocas del año. También puedes sustituir las compresas y los tampones por una copa menstrual de silicona médica, que te protege la flora vaginal evitando la proliferación de infecciones como la candidiasis vaginal.

Si eres de las personas que tienden a sufrir la candidiasis a causa de los antibióticos, debes decírselo a tu médico para que te trate también la candidiasis a la vez que tomas el tratamiento de antibióticos.

Si eres diabética, debes tener un control más exhaustivo de los niveles de azúcar.

Deseando que no sufráis de candidiasis vaginal en verano y con las pautas de cómo prevenirla nos despedimos hasta pronto. ¡Feliz verano!