blog

Los 10 Factores que adelantan la llegada de la Menopausia

La edad en la que llega la menopausia (el cese definitivo de la menstruación) está predeterminada genéticamente y no hay nada que pueda hacerse para retrasarla.

Sin embargo, la situación inversa sí puede darse.  Por eso, hoy vamos a hablar de los 10 factores que pueden adelantar la aparición de la menopausia.

En España, la edad media en la que "se consolida" la menopausia es de 51 años (es decir, cuando han pasado 12 meses desde el último periodo), si bien es cierto que el proceso puede comenzar unos años antes con los primeros síntomas de la menopausia como son los períodos irregulares e incluso la desaparición durante varios meses de la menstruación.  Si la menopausia llega antes de los 45 años, se considera menopausia precoz.  Si llega después de los 55 años, se considera menopausia tardía.

Los 10 factores que pueden adelantar la aparición de la menopausia son:

1: TABACO.  ¡Malditos cigarrillos!  Por si la lista de problemas asociados con el consumo de tabaco no fuera lo suficientemente escalofriante, ahora puedes añadir uno más: el tabaco puede adelantar la aparición de la menopausia.

2: TRATAMIENTOS COMO LA QUIMIOTERAPIA Y LA RADIOTERAPIA.  Estos tratamientos anticancerígenos tienen como objetivo impedir el crecimiento celular.  Lo que ocurre es que no sólo afectan a las células malignas y pueden llegar a dañar los ovarios especialmente cuando la radiación se realiza sobre el área pélvica.

3: CIERTAS CIRUGÍAS. Hay operaciones como la extracción del útero o de los ovarios que provocan la llegada inmediata de la menopausia.  Algunas mujeres se someten a una histerectomía (extracción del útero) pero mantienen los ovarios, por lo que la llegada de la menopausia no es inmediata ya que los ovarios continúan fabricando hormonas. 

4: FACTORES HEREDITARIOS.  Una mujer cuya madre tuvo menopausia precoz tiene una probabilidad mucho más alta de que le ocurra a ella misma que otra sin esos antecedentes familiares.

5: PRODUCTOS QUÍMICOS.  Las mujeres que están en contacto con ciertos productos químicos tóxicos pueden experimentar la aparición precoz de la menopausia pues es probable que su producción y distribución de hormonas se vea afectada.  Es importante no abusar de los cosméticos (no maquillarnos en exceso) y asegurarnos de que los productos de belleza que utilizamos no lleven ftalatos ya que un abuso de este componente químico puede provocar el adelanto de la menopausia.

6: EL ESTRÉS Y LA CLASE SOCIAL.  Existen estudios que demuestran que la menopausia tarda más en aparecer entre las clases sociales altas.  El estrés generado por las preocupaciones económicas de las clases sociales más bajas, repercute negativamente sobre la aparición de la menopausia.

7: ALTERACIONES GENÉTICAS.  Existen algunas enfermedades genéticas asociadas al cromosoma sexual X como el síndrome de Turner que pueden adelantar la aparición de la menopausia.

8: ENFERMEDADES AUTOINMUNES.  Las mujeres que tienen problemas con el funcionamiento de su glándula tiroides (en concreto hipotiroidismo), sufren diabetes  o la enfermedad de Addison tienen una probabilidad mayor de desarrollar insuficiencia ovárica primaria y por tanto menopausia prematura.

9: PESO.  No es recomendable ni estar demasiado delgada (los niveles de estrógenos en mujeres muy delgadas son inferiores y se agotan antes) ni tener un exceso significativo de peso, ya que esto afecta negativamente el ciclo reproductor.

10: OTRAS ENFERMEDADES.  La epilepsia no se considera una enfermedad autoinmune, pero si está estrechamente relacionada con la inmunología.  Se sabe que el hecho de padecer epilepsia afecta los niveles de estrógenos y progesterona, fundamentales como hemos visto en la aparición de la menopausia.

Con una probabilidad menor, también puede llegar a afectar el padecer otras enfermedades como la varicela, las paperas o la tuberculosis.

¿CUÁLES SON LOS MEJORES HIDRATANTES DURANTE LAS RELACIONES SEXUALES?

 

Hasta hace relativamente poco tiempo, la oferta en hidratantes y lubricantes vulvo-vaginales era tan limitada, que una no podía darse el lujo de escoger.  En los últimos años, sin embargo, la situación ha cambiado de tal forma que el problema que surge ahora es justamente el contrario:  resulta difícil escoger entre las innumerables opciones que nos ofrece el mercado.  ¿Cuáles son los mejores hidratantes durante las relaciones sexuales?

Para responder bien esa pregunta, hay que plantearse otras antes:

¿Mantengo relaciones sexuales con o sin preservativo?

Esto es importante ya que no todos los lubricantes e hidratantes son compatibles con el uso del látex (el material con el que están fabricados la inmensa mayoría de preservativos).  Si mantienes relaciones sexuales con preservativo, asegúrate de que el hidratante/lubricante por el que te decantes sea compatible con el látex.  No te arriesgues a usarlo, a no ser que en el prospecto del producto esté expresamente escrito que es compatible con el látex.

¿Por qué quiero utilizar un hidratante o lubricante?

Puede parecer una pregunta obvia, pero no lo es.  Es importante saber de dónde proviene la sequedad que hace que necesitemos un lubricante o hidratante y si es temporal o no.

Por ejemplo, en muchos casos, la sequedad proviene del hecho en sí de utilizar preservativo.  En estos casos, la lubricación que proporciona el pene se pierde y ha de compensarse con el uso de un hidratante o lubricante.  A no ser que exista una sequedad vaginal además del uso del preservativo, bastará con utilizar un hidratante o lubricante vulvar, es decir, externo. 

En otros casos, la sequedad de la mujer es vaginal (es decir, más profunda).  La sequedad vaginal suele darse en dos períodos: durante el puerperio y durante la menopausia.  También puede darse por la toma de ciertos medicamentos, aunque es mucho menos frecuente.  En estos casos, necesitarás la ayuda de un hidratante vaginal con cánula que haga llegar el producto al foco del problema: la vagina.

Una vez pase el puerperio, lo normal es que recuperes la lubricación natural en tu vagina y no necesites hidratantes vaginales.  Sin embargo, si ya has entrado en la menopausia, lo más probable es que esa sequedad vaginal sea permanente y sí necesites utilizar hidratantes vaginales durante el resto de tu vida, no ya sólo para mantener relaciones sexuales, sino para sentir cierto confort.

¿Siento dolor durante las relaciones sexuales?

Si este es tu caso, intenta relajarte todo lo que puedas durante el acto sexual.  En muchos casos, el dolor durante las relaciones sexuales con penetración tiene un origen psicológico y no físico, como podríamos pensar.  Si consigues relajarte durante el acto de penetración y aún así experimentas dolor, es posible que sufras de sequedad vaginal.  Utiliza un hidratante vaginal con cánula todos los días (no sólo cuando vayas a mantener relaciones) y observa si mejora el dolor.  Si no lo hace, te recomendamos acudas a tu especialista para que pueda encontrar la causa de tu dolor.

¿Qué pH debe tener el hidratante que compre?

Hay que tener en cuenta que el objetivo que deseamos alcanzar es el de emular la lubricación natural femenina, que por una causa u otra, resulta insuficiente mientras  mantenemos relaciones sexuales.

Teniendo en cuenta, por tanto, que el pH de nuestra lubricación natural es ácido, lo apropiado es buscar hidratantes que también tengan un pH ligeramente ácido.

Hay hidratantes y lubricantes con base de silicona, oleosa y acuosa.  ¿Cuál debo elegir?

Esto es enteramente a gusto del consumidor.  A mí personalmente me gustan los que son de base acuosa, porque son los menos "pringosos" y los más ligeros.  De nuevo, como se trata de emular la lubricación natural femenina, el hidratante de base acuosa es el que más se acerca.

¿Qué más debe incorporar un hidratante / lubricante en su fórmula?

Conforme han ido apareciendo diferentes opciones en el mercado, las fórmulas se han ido perfeccionando para ofrecer "algo más" que simple hidratación o lubricación.

Existen hidrantes enriquecidos con ácido hialurónico y otras sustancias.   A mí personalmente me gustan los que están enriquecidos con alantoína (la sustancia que hizo tan popular la baba de caracol en el uso de cosméticos), porque tiene propiedades cicatrizantes, hidratantes y además alivia el escozor e irritación vulvar.

Pruebas durante el embarazo. Cuáles son y para qué sirven.

 

Desde que descubres que estás embarazada, comienza una carrera de fondo de visitas médicas relacionadas con el control del embarazo que asegurarán el bienestar tanto de la mamá como del futuro bebé.  Entre estas visitas hay que incluir todas aquellas relacionadas con las analíticas, tests, ecografías y otras muchas pruebas diagnósticas que tu especialista te irá detallando y cuyo objetivo es conocer el estado de salud de la mamá y del bebé para de esta forma poder prevenir o corregir cualquier problema que pudiera presentarse a lo largo del embarazo.

Para que comprendas la importancia que tiene realizarse esas pruebas, así como cuáles son y para qué sirven, os hemos hecho un pequeño resumen de las principales pruebas diagnósticas del embarazo:

Analítica de orina: es quizá la primera de las pruebas que realizas cuando sospechas de un posible embarazo.

La orina proporciona información sobre el estado de los riñones y de sustancias que están siendo metabolizadas por el organismo.  Nos permite a su vez examinar la presencia y cantidad de proteínas y de determinadas hormonas y bacterias presentes en el organismo.

Con el análisis de orina se pueden prever una preeclampsia (si se detectan proteínas a final del embarazo), una diabetes gestacional (si existen elevados niveles de azúcares) o estados de cetosis (si existe carencia de azúcares), por ejemplo.

Analítica sanguínea: el análisis de sangre proporciona una información muy útil sobre todo lo que ocurre dentro del organismo.  Durante el embarazo, con el análisis sanguíneo también se puede obtener información sobre el estado del feto.

Una de las informaciones que obtenemos con el análisis de sangre durante el embarazo es el nivel de gonadotropina coriónica humana (HCG).  Esta sustancia aumenta en el primer trimestre de embarazo, y es de especial importancia en el cribado de malformaciones fetales que pudieran aparecer.

Además de la HCG, con el análisis de sangre podremos detectar posibles anemias, diabetes gestacional, colesterol, niveles de hormonas, etc.

Triple screening o cribado combinado: como su nombre indica, esta prueba combina varias técnicas (no invasivas) y que permiten descartar en cierta medida, las posibles malformaciones que pueda tener el feto.

Este cribado combinado se realiza alrededor de la semana 12 a 15, y combina una analítica de sangre con una ecografía.  Con la analítica detectan niveles de hormonas, que combinado con la ecografía (donde se hacen mediciones concretas, por ejemplo el pliegue nucal), refleja en datos estadísticos las posibilidades que existen de una posible malformación, o de un posible síndrome de Down.

Test de O´Sullivan: con este test se detecta una posible diabetes gestacional.  Consiste en la toma de una solución glucosa y una analítica de sangre, para detectar la glucemia.  Se realiza entre las semanas 24 a 28 de embarazo.  Si el test resulta positivo, se suele realizar otra prueba similar llamada “sobrecarga oral de glucosa”, más conocida como “curva larga”.

La importancia de detectar una diabetes gestacional es vital.  Si la madre presenta algún factor de riesgo para desarrollar la diabetes gestacional, el test de O´Sullivan lo realizará en el primer trimestre.  (Factores de riesgos son: obesidad, edad mayor a los 35 años, antecedentes de diabetes en anteriores embarazos, antecedentes de diabetes en familiares, diabetes previa…)

Ecografías: las ecografías son las “fotos internas” de nuestro organismo.  Es una tecnología que permite observar el interior humano basándose en el uso de ultrasonidos de baja frecuencia. Los ultrasonidos no son dañinos ni para la madre ni para el bebé, y pueden utilizarse tantas veces como el especialista lo vea necesario.  No obstante, lo recomendable es realizarse una ecografía por trimestre.

Existe un tipo especial de ecografía que se llama “Doppler”.  Con este tipo de tecnología se puede observar el flujo sanguíneo a través del corazón, del cordón umbilical y de la placenta. Es de especial relevancia para el estudio del estado del cordón umbilical, la circulación cerebral y cardiaca.  Puede detectar posibles anomalías en órganos vitales del organismo del feto.

Amniocentesis: es una de las pruebas más utilizadas para analizar las células presentes en el líquido amniótico.  Esta prueba puede determinar también irregularidades cromosómicas y por tanto detecta posibles enfermedades genéticas del feto.  Es una técnica que supone un cierto riesgo, y por tanto, solo la recomiendan en algunas ocasiones.

Control tensión arterial: el control de la tensión arterial es vital.  Una embarazada debe tener una tensión arterial por debajo de 140/90 mmHg.

El control de la tensión arterial suele llevarse a cabo en cada una de las visitas que realices al médico que lleva tu control de embarazo.  Conocer la tensión arterial puede prevenir de una preeclampsia y de una hipertensión arterial, ambas afecciones pueden tener repercusiones graves en el buen desarrollo del embarazo.

Monitorización fetal: a término del embarazo, sobre la semana 38, te hablarán de "ir a monitores”.  La monitorización fetal sirve para controlar el estado de  salud del bebé mediante el registro del latido cardiaco del feto y las contracciones uterinas de la madre.  Los datos se reflejan en una gráfica.  El monitor evalúa la respuesta del bebé frente a las contracciones uterinas, de forma que se puede interpretar el estado del bienestar fetal.

Cultivo vaginal: otra de las pruebas que se realizan en el último trimestre de embarazo es el cultivo vaginal.  Es una prueba médica sencilla y que sirve para detectar posibles infecciones de estreptococos que pueden pasar al recién nacido en el momento del parto.

Si esta prueba tiene resultados positivos, y por tanto hay presencia de estreptococos de tipo B, la madre tendrá que ser tratada al comienzo de la dilatación o en la rotura de bolsa con antibióticos para evitar una posible infección en el recién nacido.

Todas estas pruebas durante el embarazo se realizarán siguiendo un estricto calendario siempre teniendo en cuenta el bienestar de la madre y del bebé.  Déjate aconsejar por tu especialista en todo momento y cumple las instrucciones que te de.  Verás así como toda esta carrera de fondo tiene una meta que merece mucho la pena: la buena salud de tu bebé y la tuya propia. 

LAS MUJERES, EL AMOR Y EL SEXO

  ¿Somos las mujeres del Siglo XXI tan liberales con respecto al sexo como creemos?  ¿Hemos alcanzado la libertad de los hombres en cuanto a la disociación del amor y el sexo o por el contrario seguimos asociando de manera indisoluble ambos conceptos?

Creo que la disparidad de respuestas a estas preguntas es tan amplia como mujeres existen.  Algunas mujeres gozan del sexo sin ataduras, sin compromisos, sin necesidad de sentir más que una mera atracción física y sin quebraderos de cabeza. (¿Quién no conoce a su particular Samantha de Sexo en Nueva York?).  Otras mujeres en cambio no contemplan la posibilidad de tener sexo si no va de la mano del amor y del compromiso.  El resto de mujeres, quizás la mayoría, nos movemos en una zona intermedia donde no todo es blanco o negro.  No hemos establecido una disociación absoluta entre el sexo y el amor, pero tampoco necesitamos un anillo de compromiso en el dedo para poder disfrutar de nuestra sexualidad.

Es evidente que la mujer del siglo XXI goza de ciertas libertades con las que nuestras abuelas o bisabuelas no contaban.  Se trata de libertades que han ido apareciendo conforme la mujer ha ido ganando independencia económica con respecto al hombre. 

Sin embargo, pese a los logros en los últimos años de las mujeres en su carrera hacia la igualdad económica y de derechos con respecto a los hombres, los últimos datos que el estudio 'Evolución de la adolescencia española sobre la igualdad y la prevención de la violencia de Género', encargado por la Delegación del Gobierno son desoladores: cerca de una de cada tres adolescentes españolas reconocen sufrir un control abusivo por parte de sus novios.  Además, el 20% de los quinceañeros creen que está bien que "un chico salga con muchas chicas, pero no al revés".  Con estos datos en la mano, más que congratularnos por los avances conseguidos, cabe plantearse la necesidad urgente de seguir mejorando en el campo de la igualdad entre sexos, pues es evidente que en pleno siglo XXI sigue siendo una utopía.

El eterno debate sobre las mujeres, el amor y el sexo, no tiene por qué tener consenso.  De hecho, estoy convencida de que si pudiéramos observar el futuro a través de una bola de cristal, nos sorprendería ver que estas actitudes tan diferentes seguirán estando presentes dentro de 50 ó 100 años.  Personalmente, abogo por la pluralidad.  Abogo por que ninguna mujer sea juzgada ni criticada por cómo decide vivir su sexualidad.  Creo que es enriquecedor que existan mujeres conservadoras y liberales con respecto al amor y al sexo mientras todas ellas elijan sus posturas libremente, sin ser coaccionadas por nada ni por nadie.  A mí no me escandaliza que una mujer decida acostarse con un hombre diferente cada vez que sale, y tampoco me escandaliza que otra mujer decida esperar al matrimonio para disfrutar del sexo.  Lo único que eriza mi piel es que existan mujeres a las que no se les permite elegir sus relaciones sentimentales y sexuales libremente. 

10 RAZONES PARA EJERCITAR EL SUELO PÉLVICO

¿El suelo... qué?  Si eres una mujer adulta y el término "suelo pélvico" no te suena de nada, ¡acabas de ganarte un reprobatorio tironazo de orejas virtual!

Toda mujer adulta debe saber a qué se refiere el término "suelo pélvico" (también conocido como periné o perineo) pues éste juega un papel fundamental en la salud femenina como soporte indispensable de los órganos pélvicos.

Si eres de las que aún no tiene claro por qué es tan importante realizar ejercicios de Kegel (ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico), te recomendamos que leas con atención las siguientes 10 razones para ejercitar el suelo pélvico:

  1. ¿Estás intentando quedarte embarazada o ya lo estás?  Piensa que tu suelo pélvico va a soportar durante los meses de embarazo una presión enorme por el peso creciente de tu útero, que es donde se aloja tu futuro bebé.  Los ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico (también llamados ejercicios de Kegel) lograrán que tu musculatura aguante mucho mejor el peso creciente de tu útero. 
  2. Los ejercicios del suelo pélvico previenen la aparición de la incontinencia urinaria (escape involuntario de orina).
  3. Si ya sufres de incontinencia urinaria, realizar ejercicios de fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico lograrán -en el mejor de los casos- eliminarla o al menos mejorarla significativamente.
  4. Los ejercicios de Kegel previenen o minimizan muchas complicaciones que pueden aparecer en el parto como por ejemplo: el riesgo de sufrir una episiotomía y el riesgo de sufrir desgarros.  Además, está demostrado que una musculatura pélvica fuerte puede llegar a reducir significativamente la duración del parto.
  5. Gracias a los ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico, la recuperación post-parto será más llevadera y rápida.
  6. No sólo se combate la incontinencia urinaria gracias a los ejercicios de Kegel.  ¿Sabías que una musculatura pélvica debilitada puede ser la culpable del estreñimiento pélvico, el dolor pélvico y la incontinencia fecal?
  7. Los ejercicios del suelo pélvico previenen la aparición del temido prolapso pélvico (descenso de los órganos pélvicos). 
  8. En el caso de que ya exista un prolapso de primer grado (el menos grave),  los ejercicios de Kegel ayudarán a que no empeore.
  9. Una musculatura pélvica en buen estado mejorará significativamente tu vida sexual.  Te permitirá incrementar tu sensibilidad sexual y la capacidad para tener orgasmos más placenteros.  Además, incrementará la sensibilidad sexual de tu pareja durante la penetración.
  10. Si ya has llegado a la menopausia, estos ejercicios ayudarán a retrasar problemas relacionados con esta fase, como la atrofia vaginal o el prolapso pélvico.

Esperamos que estas 10 razones para ejercitar el suelo pélvico te hayan convencido de la importancia de mimar esta musculatura tan especial para todas las mujeres.

En lo referente al método para realizar los ejercicios de Kegel, lo óptimo por fácil y sobre todo por efectivo, es realizarlos con la ayuda de un dispositivo vaginal.  Sin embargo, si estás embarazada, lo recomendable es que los realices únicamente contrayendo el músculo principal del suelo pélvico (se llama pubococcígeo), es decir, sin la ayuda de ningún dispositivo.  Una vez cumplida la cuarentena (o en caso de que se haya practicado una episiotomía una vez haya cicatrizado ésta por completo) podrás realizarlos con un dispositivo vaginal.