blog

INCONTINENCIA URINARIA FUNCIONAL

  

 

  

 

 

 

 

 

 

 

La incontinencia urinaria (I.U.) hace referencia al escape o pérdida involuntaria de orina.  Existen varios tipos de I.U. y la que nos ocupa hoy, la incontinencia urinaria funcional, quizás sea la más peculiar ya que no se asocia a un deterioro del aparato urinario (como en el caso del resto de tipos) sino a otros factores como veremos a continuación.

En efecto, no existe deterioro en el sistema urinario de las personas que sufren de incontinencia urinaria funcional, ya que la pérdida de orina en este tipo de incontinencia se produce por factores externos como los siguientes:

-  Factores físicos.  Este tipo de I.U. es típica en personas con limitaciones o problemas físicos.  (Por ejemplo la enfermedad de Parkinson o la esclerosis múltiple).

- Factores cognitivos.  Especialmente estaríamos hablando de pacientes con demencia senil y Alzheimer.

- Factores arquitectónicos.  En ocasiones, las barreras arquitectónicas impiden que personas con movilidad reducida puedan acceder a un baño a tiempo.

- Factores fármacos.  La toma puntual o permanente de ciertos medicamentos puede provocar incontinencia urinaria.

 Los factores cognitivos tienen un alto impacto en la I.U. funcional.  Por ello, este tipo de incontinencia se da con mayor medida en personas ancianas.

Al no existir un deterioro físico en el sistema urinario de las personas que sufren de I.U. funcional, el tratamiento que habitualmente se utiliza para solventar o al menos mejorar el resto de tipos de incontinencia (ejercicios de fisioterapia y farmacología principalmente), aquí no tiene tanta cabida.

Las mejores armas para luchar contra la I.U. funcional no se encuentran en la persona que la sufre, sino en su entorno.  Especialmente cuando los factores que provocan esta incontinencia son de tipo cognitivo.  Es fundamental que sus allegados sean plenamente conscientes de la importancia de la dificultad física o psicológica que afecta a la persona que sufre de I.U. funcional y sean capaces de tratarle con PACIENCIA, TOLERANCIA y CARIÑO.

Las personas que no estamos en contacto habitual sino esporádico con este tipo de personas, debemos ser igualmente tolerantes, cívicos y pacientes e intentar por todos los medios facilitarles la vida.  Piensa en esto la próxima vez que aparques en un aparcamiento reservado para personas con movilidad reducida o la próxima vez que te encuentres con una persona en silla de ruedas en un sitio público.  Nuestras acciones (para bien y para mal) tienen un gran impacto en la vida cotidiana de estas personas.

 

QUE ES UNA CESÁREA Y POR QUÉ SE PRACTICA

 

Cuando estás embarazada, una de las principales preocupaciones que te rondan la cabeza es el momento del parto.  ¿Cómo será?  ¿Tendré un parto natural o me practicarán una cesárea?

Realmente, muchas mujeres soñamos con tener un parto de libro: una buena dilatación, un expulsivo tranquilo sin imprevistos ni complicaciones y a ser posible sin instrumentación (fórceps o chupones)…  pero lamentablemente son muchas las ocasiones en que las circunstancias no son las ideales, y se ha de llevar a cabo otro tipo de actuaciones, entre las cuales se encuentra la de practicar una cesárea.

¿Qué es una cesárea?

La cesárea es la intervención quirúrgica que se practica para extraer al bebé y la placenta del útero materno cuando, por alguna razón, no ha sido posible el parto vaginal.

La cesárea se realiza en un quirófano y la practica un médico ginecólogo.  Consiste normalmente en una incisión horizontal en la parte baja del abdomen.  Se suele realizar con anestesia epidural o raquídea, pudiendo mantener a la madre despierta durante la intervención.

En España, la tasa de partos por cesáreas en el año 2011 ascendía al 24.9%, cuando la OMS recomienda que se sitúe en torno al 15%.  Esto se traduce en que 1 de cada 4 niños en España nace por cesárea.  ¿Por qué se practican tantas cesáreas en España?

La cesárea se practica, principalmente por los siguientes motivos:

Problemas de salud de la madre: herpes genital, miomas, infección por VIH, cesárea previa, cardiopatías, pre-eclampsia…

Signos de sufrimiento fetal, por un largo trabajo en el parto;

Problemas con la placenta o el cordón umbilical: placenta previa, vuelta de cordón sobre el cuello del niño…

Posición inadecuada del bebé: de nalgas o transverso;

Falta de espacio para que el bebé salga por el canal vaginal;

Embarazos múltiples.

Existen dos tipos de cesáreas: la cesárea de emergencia y la cesárea programada.

En el primer caso, las cesáreas de emergencia suelen realizarse al surgir alguna complicación durante el parto vaginal, o cuando, inducir o continuar éste, puede llegar a ser peligroso para la madre, para el bebé o para ambos.  

En el segundo caso, las cesáreas programadas, son aquellas en las que como la palabra indica, el médico estima necesario “programar” incluso antes de que se inicie el parto.  Las razones para realizar esta operación se conocen con antelación, por lo que incluso se suele establecer la fecha y hora del procedimiento.  

¿Cuáles son los riesgos de una cesárea?

La intervención quirúrgica por cesárea  es una de las más importantes que se realizan dentro del campo de la Obstetricia.

La cesárea es un procedimiento seguro y la tasa de complicaciones serias es muy baja.  Este tipo de intervención ha salvado vidas tanto de madres como de bebés.  Sin embargo, no hay que olvidar que se trata de una intervención quirúrgica y que por tanto conlleva una serie de riesgos.

Para su realización ha de seguirse un estricto protocolo médico (como en cualquier otra operación) y ha de realizarse en unas condiciones técnicas adecuadas.

Los partos por cesáreas tienen más riesgos que los partos vaginales y requieren de un periodo de recuperación más prolongado.  Normalmente, las mujeres que han tenido una cesárea han de permanecer en el hospital entre 3 y 5 días tras dar a luz.  Necesitan reposo y cuidados especiales.  En el caso de los partos vaginales estos cuidados especiales no suelen ser necesarios.

Algunas de las complicaciones que pueden surgir después de una cesárea son:

Infección en los puntos.

Lesiones en las vías urinarias, normalmente producidas por la sonda.

Hemorragias internas, llegando en ocasiones a necesitar de transfusiones de sangre.

Infección de vejiga o útero.

Cómo y cuándo empieza la menopausia en las mujeres

 

La menopausia no es una enfermedad, sino un proceso fisiológico natural por el que han de pasar todas las mujeres que han menstruado.

La palabra menopausia proviene del griego mens, que significa “mensual” y pausi, que significa “cese”, por lo que se puede definir como el cese permanente de la menstruación.  Este periodo suele comenzar en torno a los cuarenta y cinco o cincuenta años aunque puede variar de una mujer a otra.  No se trata de un hecho que ocurra de forma repentina, sino que el organismo de la mujer va sufriendo una serie de cambios de manera progresiva.

Los primeros síntomas de la menopausia empiezan a manifestarse cuando los niveles de estrógeno y progesterona disminuyen en la mujer.  Estas disminuciones pueden suceder de forma natural o causadas por algún tipo de intervención quirúrgica (histerectomía o uforectomía) o tratamiento (quimioterapia).  Sea cual sea la causa de la disminución en los niveles de estas hormonas, los síntomas más comunes de la menopausia son:

Menstruaciones irregulares: suelen producirse cambios en los periodos, ya sea en duración, cantidad de flujo o en su regularidad.

Sofocos, dolores de cabeza y sudores: los cambios en los niveles de estrógenos pueden producir en algunas mujeres este tipo de síntomas, provocando un calor súbito y repentino, sudoración excesiva, escalofríos…

Mareos y vértigos;

Sequedad vaginal y dolor durante el coito: los cambios hormonales provocan alteraciones en la zona genital femenina.  La sequedad vaginal y la debilitación de la musculatura pélvica pueden producir, en algunas mujeres, dolor al mantener relaciones sexuales.  Es muy importante para mantener una adecuada salud sexual informarse de la posibilidad de utilizar algún tipo de gel íntimo y lubricante apropiado para ello.  Un ejemplo de este tipo de producto es INTIMAX.

Incontinencia: muchas mujeres llegadas a edades avanzadas y por el debilitamiento de los músculos del suelo pélvico, suelen sufrir de incontinencia urinaria a partir de la menopausia.  Realizando correctamente una serie de ejercicios (ejercicios de Kegel) y ayudándose de esferas de silicona (PELVIMAX MINI), muchas mujeres han conseguido olvidarse definitivamente del problema de la incontinencia urinaria.

Osteoporosis: los huesos también sufren la pérdida de estrógenos y se debilitan durante el periodo de la menopausia.  Consulte con su especialista cómo puede paliar los efectos de la osteoporosis.   Realice ejercicios adecuados que mitiguen los daños.  Haga click aquí, y verá algunos ejemplos.

Cambios emocionales y tendencias depresivas: es un periodo de cambios, y como es de imaginar, las emociones no iban a ser menos.  Es posible que no sólo los cambios hormonales causen este tipo de situaciones.  A nivel emocional a veces resulta difícil aceptar que se ha llegado a la menopausia, lo cual provoca en algunas mujeres un estado de depresión o estrés.

Insomnio o alteraciones en el sueño: muchas mujeres llegadas a esta edad empiezan a tener problemas para conciliar el sueño.  Se despiertan a media noche, no consiguen conciliar un sueño profundo, sufren sudores fríos durante la noche que producen que se despierte…

Si está padeciendo una situación parecida y sufre algunos de los síntomas que hemos descrito, no debe agobiarse.  Lo primero que ha de hacer es dirigirse a un especialista que seguro evaluará estos cambios y valorará en qué momento del proceso se encuentra.  Una vez valorada la situación, le recomendará las pautas y el tratamiento  más adecuado para su caso concreto.   Recuerde que cada mujer es diferente; por tanto, el cómo y el cuándo comienza la menopausia en las mujeres es diferente para cada una de ellas, a pesar de tener puntos en común. 

SUELO PÉLVICO: ¿POR QUÉ ESTÁ DE MODA?

Musculo Pubo

 A pesar de que el término "suelo pélvico" es un término médico, en los últimos tiempos se escucha hablar de este conjunto de músculos no sólo dentro del ámbito sanitario sino en sitios tan dispares como gimnasios (especialmente en clase de pilates, yoga y tonificación), reuniones de chicas y multitud de artículos periodísticos.  Pero, ¿por qué está de moda el suelo pélvico? ¿Qué lo hace tan especial?

El suelo pélvico es, de forma resumida, un conjunto de músculos en forma de hamaca cuya función principal es la de sostener los órganos pélvicos: vejiga, útero y recto.

Aunque evidentemente el suelo pélvico ha formado siempre parte de la anatomía femenina, ha sido en tiempos recientes cuando ha adquirido un interés especial.  En los últimos años, multitud de hospitales, clínicas e incluso consultas tanto en el ámbito público como en el privado han abierto unidades especializadas en el cuidado del suelo pélvico.

Hay una razón fundamental que explica este interés actual en el suelo pélvico.  Se trata del incremento de la longevidad entre la población femenina.  Vamos a desarrollarlo a continuación.

El suelo pélvico tiene una importancia fundamental para la salud de la mujer.  Una musculatura laxa o debilitada en esta zona está asociada a una serie de trastornos que fluctúan desde lo incómodo o molesto hasta lo grave.  Algunos de estos trastornos son: incontinencia urinaria o fecal, dolor pélvico, estreñimiento, pérdida de sensibilidad sexual y prolapso pélvico.  El envejecimiento es junto con el parto vaginal el factor de mayor peso en el debilitamiento del suelo pélvico.  Por lo tanto es fácil concluir que cuanto más vivamos, mayor será la probabilidad de que nuestro suelo pélvico se debilite.  Esto explica que las unidades de suelo pélvico no den abasto.

No sólo vivimos más, sino que nuestros hábitos cotidianos han cambiado.  La emancipación de la mujer ha traído consigo cambios a todos los niveles.  En la actualidad, una mujer postmenopáusica tiene una vida social mucho más activa que la de generaciones pasadas.  Al no estar recluida en casa, tiene una necesidad mayor de sentirse cómoda.  Por eso debemos luchar contra la idea de que una mujer menopáusica se convierta en esclava de pañales para pérdidas de orina por el hecho de tener la musculatura del suelo pélvico en mal estado.  Es vital transmitir el mensaje de que la musculatura del suelo pélvico (como cualquier otra musculatura del cuerpo humano) puede ejercitarse y fortalecerse.

En general, hoy existe una mayor transparencia o naturalidad a la hora de encarar ciertos trastornos.  Aún así, los ginecólogos, urólogos y fisios especializados en el suelo pélvico a menudo han de lidiar con mujeres que no comentan en consulta que sufren pérdidas de orina, o bien porque les incomoda hacerlo, o bien porque asocian ese trastorno con el acto natural del envejecimiento.  Todos ellos hacen una gran labor al concienciar a estas mujeres de la importancia de hablar abiertamente sobre estos trastornos, ya que como hemos dicho anteriormente, la musculatura del suelo pélvico puede fortalecerse y por tanto pueden mejorar o incluso eliminarse muchos de los trastornos citados.

Existen varios métodos para fortalecer la musculatura del suelo pélvico dependiendo del grado de debilitamiento y de las características personales de cada paciente.  En general, todos los especialistas coinciden en la importancia de realizar los ejercicios de Kegel, que no son otra cosa más que ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico.  Lo ideal es realizar estos ejercicios con la ayuda de un peso adicional para que la musculatura se desarrolle mejor y más rápido.  Los dispositivos que permiten tal objetivo se pueden encontrar en farmacias de todo el país y se conocen como esferas de silicona para el suelo pélvico.  Son un método seguro, fácil de utilizar y asequible.

5 REGALOS ORIGINALES PARA EMBARAZADAS PRIMERIZAS

Cuando se acerca el momento de hacer un regalo a una mujer que pronto será mamá por primera vez, te planteas cuál será el regalo más adecuado para ella en esos momentos tan mágicos y delicados a la vez.  Para tratar de ayudarte en esta tarea te proponemos 5 regalos originales para embarazadas primerizas que seguro te inspirarán y serán de agrado para la futura mamá:

Cojín para dormir: son varias las marcas que comercializan este tipo de cojines especialmente adaptados para dormir durante el embarazo.  Son unos cojines en forma de luna, muy largos que ayudan a la embarazada a tomar la postura correcta a la vez que protegen su creciente barriga.

Estos cojines, tras dar a luz, también son muy útiles para facilitar la lactancia, pues ayudan a tomar la postura más cómoda para tomar al bebé y darle el pecho.

                 cojin embarazo

Cinturón de seguridad para el embarazo: cualquier mujer activa y conductora que esté embarazada debe extremar las precauciones a la hora de conducir.  Llevar bien colocado el cinturón de seguridad por debajo de la barriga es esencial para evitar daños al bebé.  Para ello existen en el mercado una serie de adaptadores que recolocan correctamente el cinturón de seguridad y cumplen esa función.  Son fáciles de colocar y aunque no obligatorios, si muy recomendables.

                                               cinturon 2

Sesión de masaje para embarazadas: teniendo en cuenta que las embarazadas normalmente sufren bastantes dolores de espalda y además suelen dormir bastante mal, uno de los regalos mas recomendables para las embarazadas primerizas es una buena sesión de masaje en manos de un buen profesional, eso siempre.  Dirígete a algún centro fisioterapéutico y consulta si disponen de este servicio.  ¡Te aseguro que la embarazada te lo agradecerá muchísimo! 

            masaje1masaje2

 

Libros dedicados al embarazo y/o crianza: regalarle un buen libro a una embarazada primeriza es un acierto.  Son muchas las inquietudes que rondan a una embarazada primeriza acerca del embarazo, del parto y de la crianza, y muchos los libros al respecto que hay en el mercado. Algunos que recomiendo pues los he leído y me parecieron geniales son: “¿Qué puedes esperar cuando estás esperando?, de la autora Heidi Murkoff, o “Bésame mucho” y  “Un regalo para toda la vida: Guía de la lactancia materna”, de Carlos González

                 libro embarazobesame muchoregalo toda vida

Productos cosméticos para el embarazo: seguro que tu amiga está sufriendo en su piel algunos cambios propios del embarazo: posibles estrías, manchas en la cara… pues un buen regalo para ella es un buen lote de productos cosméticos adaptados a ella y su embarazo.

Si lo que quieres es ser la primera en regalarle algo para su bebé, puedes regalarle una canastilla o bandeja de productos cosméticos para el bebé.  Os recomiendo la bandeja de regalo que ofrece la marca Econanosworld, pues contiene los productos básicos necesarios para el bebé, que son la crema hidratante rostro y cuerpo, el champú y la crema de pañal. Además incluye un babero con una frase original, mi favorita es “mi mamá me quiere un mundo”.  Todos estos productos son ecológicos y están certificados por ECOCERT.  Os dejo el enlace de la página donde poder encontrarlos. (http://www.econanosworld.com/comprar-productos-ecologicos-geles-ropa-para-bebes)

Espero que estos 5 regalos para embarazadas primerizas te sirvan de inspiración y quedes como una reina cuando la mamá primeriza a la que se los regales vea la sorpresa que le has preparado.  En próximos artículos iremos completando la lista de regalos.  ¡Nos vemos pronto!