blog

COPA MENSTRUAL VS. TAMPONES: ¿CUÁL ES MÁS ECONÓMICO?

Llevo más de 20 años usando tampones.  Hasta ahora, no me había parado a calcular el dineral que llevo gastado en estos pequeños artilugios íntimos que utilizo fielmente cada mes, y ahora que he empezado a hacer cálculos, he sentido un vértigo que me ha obligado a echarme un rato.  (El calor que hace tampoco es que anime a estar por ahí dando saltitos)…

El caso es que me han encomendado este artículo de comparativa de precios entre la copa menstrual (soy la única mujer en la oficina que no la utiliza aún) y los tampones, y lo he llevado a cabo de la manera más científica posible. 

He elegido MERCADONA como establecimiento donde comprar los tampones que utilizo cada mes, porque todo el mundo sabe que tiene unos precios muy competitivos.  (Quizás algo tenga que ver el hecho de que además tengo uno al lado de casa).

He comprado mi habitual caja de 36 unidades de TAMPAX y he pagado 4.95 euros.

A mí la regla me viene de manera bastante regular (cada 28 días, día arriba / día abajo), me dura aproximadamente 5 días.  Tengo abundante flujo durante los dos primeros días y moderado durante el resto de mi menstruación.  Vamos, que soy de lo más normalita.

He observado que de media utilizo unos 4 ó 5 tampones al día más alguno que otro que acabo tirando sin utilizar porque me molesta al ponérmelo y tengo que sacarlo (qué rabia da cuando ocurre eso) o porque el tampón queda encasquetado en el aplicador y no haya forma de sacarlo (más rabia todavía).  El caso es que casi voy a caja por mes y eso sin contar el gasto que supone alguna que otra compresa o salvaslip que utilizo como complemento sobre todo en los días de mayor flujo.  Es decir, que mi gasto anual en tampones es aproximadamente de 60 euros.  Os dejo a vosotras calcular el gasto total en tampones que una mujer puede hacer a lo largo de su vida fértil (desde los 13 a los 50 de media), que yo no quiero experimentar más vértigo.

La copa menstrual, por otro lado, que es reutilizable y bien cuidada puede llegar a durar muuuuuchos años, tiene un coste único de 20 euros.  Es decir, que a partir del cuarto mes de compra de tampones, quedaría completamente amortizada esa inversión y a partir del quinto mes, estaría ahorrándome 5 euros al mes, 60 euros al año y 2220 euros durante toda mi vida fértil (no he podido resistirme a hacer el cálculo).

Los números hablan por sí solos.  Si buscáis el bien de vuestro bolsillo (no sé vosotras, pero el mío está tan castigado que amenaza con ponerse en huelga), la opción más económica es la copa menstrual.  También es la opción más ecológica y menos contaminante para el medio ambiente (¿os habéis parado alguna vez a imaginar las toneladas de desechos que suponen los tampones y compresas para nuestro maltrecho medio ambiente?).  Las que utilizan la copa menstrual, aseguran que encima es la opción más cómoda entre todas las que existen y que protege la flora vaginal ya que recoge el flujo menstrual en lugar de absorberlo como hacen los tampones.

Reconozco que soy reacia a acoger cambios en mi vida sin resistencia.  (De ahí que sea la única mujer que aún no utiliza la copa menstrual en mi empresa).  Sin embargo, dada la evidencia que yo misma he recabado, creo que estoy en posición de afirmar que acabo de comprar mi última caja de tampones.

 

Pérdidas con la copa menstrual

El lanzamiento de PELVICUP ha sido un éxito y queríamos compartirlo con vosotras. PELVICUP ya se puede comprar a través de internet y en muchas farmacias de España. La aceptación por parte vuestra ha sido maravillosa, así que ¡gracias a todas!

Algunas de nuestras usuarias se han puesto en contacto con nosotras con una duda en común: ¿Se pueden sufrir pérdidas con la copa menstrual? La respuesta es tajante: NO. Si sufres pérdidas mientras utilizas PELVICUP es porque no la estás utilizando correctamente.

Si es la primera vez que utilizas una copa menstrual, es totalmente normal que tengas pequeñas pérdidas, tan solo hay que  tener un poco de paciencia hasta pillarle el truco. Aprender a usar la copa menstrual lleva su tiempo, tiene su técnica.

Pocas son las mujeres afortunadas que dan a la primera con la correcta colocación de la copa menstrual, pero por lo general, han de pasar dos ó tres ciclos hasta que se acostumbran y la colocan correctamente (yo misma tardé tres meses en dar con su correcta posición, y utilizaba salva slips por si las moscas).

Así que desde este post os queremos dar unas pautas para evitar que sufráis pérdidas con la copa menstrual.

La principal causa de sufrir pérdidas mientras utilizas tu copa menstrual es la colocación  demasiado alta. Muchas de nosotras tendemos a colocar la copa menstrual como si de un tampón se tratase, pero no debe ser así.

Como se puede ver en el gráfico, los tampones se suelen colocar en la zona alta de la vagina, en el cérvix. Sin embargo, la copa menstrual debe quedar en la parte más baja de la vagina. El tirador de extracción debe quedar en el interior de la vagina pero no demasiado dentro (a ras de los labios menores).  La colocación correcta se muestra en la figura siguiente:

figura 03 2

La copa menstrual PELVICUP  tiene un tirador de extracción muy corto (a diferencia de otras copas menstruales). La razón por la que el extractor es corto es para evitar que sobresalga entre los labios y pueda producir dolor o molestias.

Otra de las razones por las que se pueden sufrir pérdidas es porque no se haya abierto correctamente la copa una vez colocada.

Para ello, has de asegurarte pasando ligeramente el dedo índice alrededor de la copa, haciendo un círculo completo,  para comprobar que efectivamente se ha abierto por completo. Si no es así, notarás arrugada la copa, y no creará el vacio necesario para evitar las perdidas.

Si aprecias que no se ha abierto, puedes mover un poco la copa menstrual, de arriba hacia abajo, para conseguir que se abra. Notarás como se despliega sin problemas.

Otra de las razones por las que se producen perdidas es porque no se haya hecho bien el vacío. Al igual que en el punto anterior, tan solo hay que asegurarse de que la copa menstrual se ha abierto por completo. El vacío asegura el sellado de la copa menstrual con las paredes vaginales, que es lo que hace que no existan perdidas.

PELVICUP tiene una serie de agujeritos que son los encargados de que se mantenga el vacio. Si estos agujeritos no están bien limpios, también puede influir en el vacío y por tanto producirse pérdidas.

Por último, has de asegurarte de haber escogido bien el tamaño de tu copa menstrual.

PELVICUP presenta dos tamaños: el tamaño S, recomendado para mujeres menores de 25 años y/o que no hayan tenido partos vaginales (flujo moderado), y el tamaño L, recomendado para mujeres mayores de 25 años y/o que hayan tenido algún parto vaginal o que tienen flujo abundante.

La elección de un correcto tamaño según tus necesidades, hace que se asegure la correcta colocación y se cree el vacío necesario para evitar las pérdidas.

Dependiendo de la edad y de haber tenido o no algún parto vaginal, el tono muscular del  suelo pélvico puede variar así como si se ha sufrido algún tipo de cirugía correctiva en la zona vaginal. De ahí la importancia de elegir correctamente el tamaño que más se ajuste a tus características.

IMG 6715 pequeño 2

 

Con toda esta información, paciencia y práctica, estoy convencida que pronto no sufrirás ningún tipo de pérdida con la copa menstrual PELVICUP, y para cualquier duda, no lo pienses y haz tu consulta. Estaremos encantadas de solucionártela. 

 

 

Consejos para sobrellevar el embarazo en verano

En los próximos días es el cumpleaños de mi hijo mayor, ¡a sus 7 añazos ya es todo un hombrecito! Recuerdo perfectamente cómo fue para mí aquel interminable verano en que nació. Algunos síntomas propios del último trimestre del embarazo se ven acentuados si este último periodo coincide en verano. Recuerdo la pesadez en las piernas, la hinchazón, el calor constante, esa panza que hace que no sepas cómo sentarte, ni cómo dormir, etc. Recuerdo las palabras de mi matrona Teresa (ya en alguna ocasión la he nombrado), dándonos sabios consejos sobre cómo sobrellevar el embarazo en verano: “Aprovechad esta época de año para…” decía. Consejos que me gustaría trasmitiros hoy, consejos para sobrellevar el embarazo en verano lo mejor posible.

Hidratación: si durante el verano es importante mantenerse hidratada, más lo es aún si estás embarazada. Debes beber agua (al menos 2 litros diarios) aunque no tengas sed. Beber mucho líquido es fundamental para mantener hidratado el cuerpo y eliminar la retención de líquidos.

Alimentación: debes comenzar el día con un buen desayuno, que te proporcione energía y así evitar el cansancio propio del embarazo. Incluye en él cereales, lácteos y fruta.

Para el almuerzo y la cena, evita los alimentos pesados y de difícil digestión. Aprovecha esta época e incluye en tu dieta alimentos frescos y ricos en fibra: verduras, hortalizas y frutas de temporada son una buena opción. Las frutas de temporada (sandía, melón, melocotón, etc.), además de ser refrescantes e hidratantes aportan vitaminas y minerales esenciales. Puedes consumir las piezas de frutas enteras o consumirlas en ensaladas, gazpachos, helados o granizados combinados con algunas hortalizas como las zanahorias, tomates o calabaza. ¡Deja volar tu imaginación!

Descanso: el embarazo es una etapa en la que el cansancio se adueña de ti, a lo que si le añades el aumento de las temperaturas, el cansancio puede llegar a ser extremo. Aprovecha en verano todo lo posible para descansar al máximo, y tomar fuerzas para la nueva etapa que tendrás que afrontar en breve.

Duerme todo lo que puedas y relájate al máximo. Pon tus piernas en alto siempre que puedas y dedícate unos minutos al día para ti. (Luego te faltarán; créeme).

Ejercicio: durante el embarazo es bueno practicar ejercicio de manera moderada. Entre los ejercicios más recomendados por las matronas se encuentran el yoga, el Pilates y la natación. Existen incluso centros con cursos especialmente indicados para embarazadas. También puedes caminar un ratito a diario, y si estás cerca de la playa, nada mejor que hacerlo por la orilla del mar. Todos los ejercicios que puedas realizar “fresquita”, pueden aliviarte la hinchazón y el cansancio de las piernas.

Ropa: durante todo el embarazo, se recomienda que utilices ropa cómoda, que no te oprima. En verano, además, debes utilizar ropa fresca, de algodón o de fibras naturales (preferentemente) y que sean transpirables y amplias. El calzado también ha de ser cómodo, y con una altura media, para evitar dolores de espalda y en las piernas.

La ropa interior, también es preferible que la utilices de algodón, transpirable, para evitar la proliferación de hongos en la zona genital (muy propios durante el embarazo).

Cuidado de la piel: Durante el embarazo, como otras partes de tu cuerpo, la piel se vuelve mucho más vulnerable y sensible. Suelen aparecer manchas oscuras en el rostro. Debes hidratarla a diario y utilizar un protector solar apropiado. Evitar su exposición al sol, sobre todo en las horas centrales del día.

Utiliza crema anti estrías o aceites esenciales (de almendras o de rosa mosqueta) sobre la piel de la barrigota, y si estás en el último trimestre, debes hidratar tu pecho y los pezones con una crema específica para ello.

Dejarse querer: el embarazo es la etapa de la mujer en que más te debes dejar querer y mimar por parte de tu pareja (si la tienes) o de tu entorno más cercano. Aprovecha este tiempo para planear una nueva etapa (una nueva vida) a partir del nacimiento de tu bebé.

Espero que estos consejos para sobrellevar el embarazo en verano te hagan más agradable la recta final de esta etapa que estás viviendo, y recuerda, pronto, aunque haga un calor abrasador, solo tendrás tiempo para tu bebé, así que ¡disfruta al máximo del verano!

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DEL SHOCK TÓXICO?

 

 

Las siglas SST puede que no signifiquen nada para la mayoría de nosotros y sin embargo, para aquellas personas que han tenido la poca fortuna de padecer la enfermedad que estas siglas esconden, significan demasiado.

SST son las siglas del síndrome del shock tóxico y hacen referencia a una enfermedad grave (es mortal en casi un 50% de los casos) causada por una toxina con gran poder para provocar una sepsis (enfermedad en la cual el cuerpo tiene una respuesta grave a bacterias u otros microorganismos).  Esta toxina es producida por algunas bacterias estafilococos.  En concreto se trata de las bacterias Staphylococcus aureus y Streptococcus pyogenes

El síndrome de shock tóxico es grave ya que puede provocar daño a los órganos, insuficiencia renal, cardíaca y hepática.

A menudo el SST se conoce como “la enfermedad de los tampones” ya que existe una contrastada relación entre la aparición de este síndrome y el uso de tampones durante la menstruación.  Aunque esta enfermedad no es exclusiva de mujeres que utilizan tampones durante sus menstruaciones y de hecho puede afectar también a niños, mujeres posmenopáusicas y hombres, varios casos de cierta notoriedad han hecho que se asocie con frecuencia al uso de tampones.  Quizás, el caso más conocido sea el de la modelo norteamericana Lauren Wasser, a quien tuvieron que amputar una pierna en el año 2012 tras sufrir un SST asociado al uso de tampones.  En declaraciones de la modelo a la revista People: “si hubiera sabido que el shock tóxico era real, si hubiera visto a alguien que hubiera perdido algún miembro o hablado de eso públicamente, nunca hubiera usado tampones”.

Es importante destacar que el SST es una enfermedad extremadamente infrecuente y en la actualidad, además del mencionado uso de tampones, está asociada a otras situaciones tales como procedimientos quirúrgicos, infecciones cutáneas y quemaduras.

Los síntomas asociados al SST son: malestar general, diarrea, confusión, fiebre alta (a veces acompañada de escalofríos), tensión arterial baja, dolores musculares, náuseas, vómitos, erupciones rojas en la piel similares a las quemaduras solares, enrojecimiento de ojos, boca y garganta, insuficiencia en órganos como los riñones y el hígado e incluso convulsiones y crisis epilépticas.

Con el fin de evitar la aparición del SST asociado al uso de tampones, los especialistas recomiendan evitar el uso de tampones altamente absorbentes (la capacidad de absorción de los tampones es determinante en la aparición del SST), cambiar los tampones con frecuencia (cada 4 horas idealmente) y “descansar” del uso de tampones al menos una vez al día mientras se tenga la regla (por ejemplo durante la noche) optando por otras opciones higiénicas como las copas menstruales.

Las copas menstruales no sólo eliminan el riesgo de padecer el síndrome de shock tóxico, sino que además protegen la flora vaginal al recoger la sangre en lugar de absorberla (como hacen los tampones), son ecológicas, extremadamente cómodas (¡permiten olvidarte de la regla hasta 12 horas seguidas!), son reutilizables, ecológicas y encima suponen un gran ahorro frente a la opción de usar tampones o compresas.

Las vacaciones y las relaciones sentimentales: no siempre una historia feliz (Primera parte)

 

Siguiendo la estela del post de la semana pasada titulado "la libido y el verano: ¿amigos o enemigos?" hoy vamos a ahondar en esta temática llevándola más al plano sentimental que al sexual.

Una amiga psicóloga especializada en terapia de pareja, me comentaba recientemente que cada septiembre coincidiendo con la vuelta de las vacaciones estivales, la consulta se le llena de parejas que lejos de sentirse felices tras pasar unos días con tiempo en sus manos para disfrutar juntos, experimentan una sensación de vacío y tristeza que en muchas ocasiones acaba desembocando en divorcio.  No en vano, como ya comentábamos la semana pasada, uno de cada tres divorcios en España se produce en Septiembre.

Mi amiga psicóloga me describió los sentimientos y pensamientos que muchas de estas parejas experimentan durante las vacaciones.  Nosotros las hemos traducido a "formato diario" para darles voz.  Ojalá no os sintáis identificados con este diario, pero si os veis reflejados, os animamos a acudir a un profesional que os pueda ayudar a salvar vuestra relación y a ser más felices.  A veces, un poco de ecuanimidad externa es el único camino para ver más allá de nuestras propias razones.

Diario de mis vacaciones.  Día 1.

¡Por fin comienzan mis vacaciones!  Hoy salgo con mi marido en coche hacia la playa.  La maleta está llena de bikinis, crema solar y ganas de descansar.

Tras unas cuantas horas de coche, acabamos de llegar al apartamento alquilado en primera línea de playa.  En el coche hemos hablado poco, pero creo que es porque aún no hemos desconectado del estrés de la oficina. 

Diario de mis vacaciones.  Día 2.

El culo pegado a la hamaca y las manos pegadas a mi libro.  Así he pasado prácticamente todo el día.  Mi marido, en la hamaca de al lado, durmiendo o escuchando música.

Hemos ido a comer a un chiringuito donde mi marido encontraba pegas a todo.  He intentado quitarle importancia a sus quejas, pero sólo he conseguido empeorar su humor.  La gente parecía estar disfrutando sin esfuerzo.  ¿Por qué nosotros no?

Diario de mis vacaciones.  Día 3.

Hoy es nuestro aniversario de boda.  

Hemos cenado en un restaurante de moda.  No ha resultado ser como imaginaba.  No ha habido risas, ni carantoñas, ni regalo...  Me ha dicho que se le ha olvidado en casa, pero creo que se le ha olvidado a secas.

Siempre hemos tenido facilidad para reírnos juntos y contarnos mil anécdotas.  Esta noche, las palabras se nos atascaban en la garganta y no acababan de fluir.  Ha sido una sensación muy extraña.  Como si ya no tuviéramos nada que contarnos.

Mi vestido nuevo de encaje rojo ha apagado el día cuidadosamente doblado en el armario. Quizás soñando frustrado, como yo, con otro final.

Diario de mis vacaciones.  Día 4.

Hoy hemos discutido como nunca.  Al menos me ha demostrado que aún le queda sangre en las venas.  Empezaba a pensar que su indiferencia sería todo lo que sacaría de este viaje.

No he sabido contener los reproches.  Han salido todos como si de burbujas de champán de una botella agitada antes del descorche se tratara.  Él me ha contestado con más reproches.  Ha sacado a colación problemas que yo creía superados desde hacía tiempo.  ¿Tanta rabia y frustración alberga contra mí?

Diario de mis vacaciones.  Día 5.

Hoy no he visto a mi marido en todo el día.  Me he quedado esperándolo en la playa, pero no ha aparecido.  Tampoco me ha llamado ni enviado ningún mensaje.  Menuda mierda.

Continuará…